La tierra que nos pisa

La muerte repentina de Ángel Gata, Angelito, ha supuesto un golpe duro para su familia y sus amigos, valga la redundancia. El buen poeta Buiza ha escrito una elegía hernandiana al amigo que ya estercola la tierra que nos pisa. No soy íntimo de Ángel, pero sí un deudo por nuestra complicidad con los libros. El jueves día 21 de febrero, en torno a las 14 horas, acababa yo de estrechar la mano de un personaje del mundo cultural, con el que tenía concertada una reunión y, apenas hecho el saludo, un mensaje telefónico se interpuso entre ambos. Era el escueto y terrible “Ángel, el de Universitas, ha muerto”. Este mazazo en la nuca que me dio el puño helado de la muerte, en forma de un tuit fúnebre, me tambaleó hasta el punto de que pedí a mi interlocutor, discretamente, permiso para ir al cuarto de baño. Releí a solas la sentencia de muerte ya ejecutada y acepté la irrevocabilidad de la misma. Volví de mi corazón a mis asuntos. Cuando acabó todo lo relacionado con la entrevista, pude rememorar que, hacía solo unas horas, la tarde anterior, Ángel me entregó los últimos cuatro libros que vendió en su vida de mortal. Unos minutos antes de cerrar la librería, y cuando solo faltaban apenas un par de horas para escribir la última página de su corta biografía. Como siempre, en esta ocasión también hablamos de libros. Uno de los cuatros es la reciente novela de Jesús Carrasco, “La tierra que pisamos”. Le pregunté por ella y me contestó, con su impecable honradez intelectual, que no la había leído. Ángel era mi librero de cabecera, mi librero de familia, un profesional de los antiguos, de los que le daban sentido a la venta de libros, mucho más allá de lo puramente comercial. Por solo este simple y extraordinario hecho, me corresponde -y me adueño- de un pequeño trozo de la tarta de su afecto.

Cuando vuelva a la librería Universitas, advierto a José María y a los demás compañeros de Ángel que no deberán interrumpirme ni llamar a los loqueros si me ven hablando entre los libros. Estaré, no lo duden, cambiando impresiones con Angelito pues tenemos que hablar de muchas cosas, compañero. Como siempre.


Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *